Violencias machistas y asesinatos cometidos contra trabajadoras del sexo: ¡Ninguna agresión sin respuesta!
Home/Entradas/Publicaciones/Comunicados de Prensa/Violencias machistas y asesinatos cometidos contra trabajadoras del sexo: ¡Ninguna agresión sin respuesta!

Violencias machistas y asesinatos cometidos contra trabajadoras del sexo: ¡Ninguna agresión sin respuesta!

25 de Noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia hacia la Mujer

Este año hemos contabilizado, a través de los medios de comunicación, al menos 4 asesinatos de trabajadoras del sexo cometidos en nuestro país. Cinco crímenes más de violencia machista.

De estos asesinatos, la mitad de las víctimas fueron mujeres transexuales. Una mujer brasileña, de la que desconocemos su nombre y a la que mataron de una paliza en Alicante; un asesinato ocurrido en 2015 y del que tuvimos noticia en 2016. También Lorena (Tenerife), víctima a la que lo medios han maltratado en titulares, refiriéndose a ella en masculino, que huía de un cliente cuando se precipitó por un balcón.

En cuanto a los dos casos de mujeres cisexuales asesinadas, hemos contabilizado el perpetrado en Málaga por asfixia erótica a manos de un amigo o cliente habitual; práctica de la que los medios tristemente se sirvieron como excusa para redactar noticias sensacionalistas. Por último, el ocurrido en Valls, donde una mujer rumana fue asesinada por un cliente.

A estos crímenes, en 2016 podemos sumar otros delitos y agresiones a trabajadoras del sexo transexuales. Las mujeres trans portan al menos un doble estigma, el de ser puta y trans y, en muchas ocasiones, un tercero asociado a ser además migrantes.

Los asesinatos a trabajadoras del sexo no se contabilizan en las cifras oficiales como parte de la violencia de género. Ni las instituciones públicas ni la sociedad civil ni las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado los identifican como tales. En parte, esto es debido a una ley minimalista que solo tilda de violencia de género cuando existe relación o ex relación sentimental, sin hacerse eco del resto de violencias machistas que nos atraviesan por ser mujeres. Contradictoriamente, desde algunos sectores feministas institucionales se menciona a la prostitución, en sí misma, como violencia de género e incluso en la actualidad existen debates para que sea considerada como tal dentro de un posible Pacto de Estado contra la violencia de género. En Hetaira consideramos que ésta sería la peor de las estrategias políticas si lo que se persigue es defender los derechos de las mujeres que ejercen la prostitución y conseguir para todas un mayor bienestar, ya que se invisibilizan todas las violencias que pueden darse dentro o fuera de su actividad económica.

De hecho, en los medios de comunicación es habitual que se mencione el ejercicio de la prostitución como una fórmula sutil que busca justificar sus asesinatos: se culpa a las víctimas de lo que les ha ocurrido. No murieron por ser putas, sino por ser mujeres y cuando sostenemos lo contrario legitimamos el estigma machista que controla nuestra sexualidad y nos castiga por trasgredir sus límites. Denunciamos el machismo de este estribillo social que justifica sus asesinatos, así como denunciamos el que sus muertes no formen parte de las estadísticas oficiales como vidas que merecen ser lloradas y reclamadas por el movimiento feminista.

El Colectivo Hetaira condena todos los crímenes hacia las mujeres, pero, en este día, queremos recordar especialmente a las trabajadoras del sexo víctimas de violencias machistas. Levantaremos nuestra voz y seguiremos saliendo a la calle mientras las violencias hacia las trabajadoras del sexo sigan existiendo. Continuaremos instando a la solidaridad entre mujeres y al establecimiento de las alianzas feministas combativas capaces de empoderarnos y de frenar los abusos del Estado.

noviembre, 2016 |Categories: Comunicados de Prensa|