Tras las detenciones de trabajadoras del sexo ocurridas en la calle Montera y en la Casa de Campo
Home/Entradas/Publicaciones/Comunicados de Prensa/Tras las detenciones de trabajadoras del sexo ocurridas en la calle Montera y en la Casa de Campo

Tras las detenciones de trabajadoras del sexo ocurridas en la calle Montera y en la Casa de Campo

Desde el Colectivo Hetaira queremos denunciar la actuación policial que en la tarde de hoy día 17 de diciembre de 2002 se ha ensañado especialmente con las mujeres que ejercen la prostitución en Madrid: calle de la Montera y Casa de Campo.

Han sido alrededor de 100 las detenciones que se han producido, de manera absolutamente arbitraria y con un despliegue de medidas desproporcionadas. La calle de la Montera, por ejemplo, fue acordonada en su totalidad por la Policía Nacional.

En ningún momento se les ha explicado a cada una de las mujeres los motivos por los cuáles eran detenidas. Todas lo han sido, también algunos hombres, por encontrarse en esa zona y por tener aspecto de “extranjeras”, independientemente de que tuviesen o no permisos de residencia o de trabajo. No se les ha pedido que los mostrasen hasta su llegada a la comisaría ubicada en la calle Huertas

Lo ocurrido esta tarde debe ser la expresión de la famosa frase que hicieron suya las autoridades: “barramos las calles”.

Denunciamos:

El acoso que las trabajadoras del sexo están sufriendo en los últimos meses en este país y concretamente en la ciudad de Madrid.

La arbitrariedad con que se han producido las detenciones.

La desproporción del despliegue policial para llevarlas a cabo.

Una vez más son los colectivos más desprotegidos los que se enfrentan a esta Ley de Extranjería injusta y que lo único que garantiza es una mayor exclusión para las personas ya excluidas.

Exigimos:

La no criminalización de quiénes ejercen la prostitución dado que en nuestro país esta actividad no constituye ningún delito. Las prostitutas no son delincuentes.

Que las trabajadoras del sexo puedan ejercer libremente esta actividad, con tranquilidad, sin verse acosadas continuamente.

Medidas sociales y políticas para los colectivos de trabajadoras del sexo inmigrantes que pasan por situaciones difíciles y conviven con graves problemas. La solución no pasa por medidas policiales.

Que se garanticen los más elementales derechos humanos para con ellas, incluido el derecho a su intimidad.

Que cesen inmediatamente las detenciones y el acoso policial.

Madrid, 17 de diciembre de 2002

diciembre, 2002 |Categories: Comunicados de Prensa|