Sí, putas y feministas

Respeto para las trabajadoras del sexo

En contestación al artículo de opinión de Lucía Etxebarria en El Periódico, el domingo día 18 de diciembre de 2016

Sí, putas y feministas

Querida Lucía Etxebarria:
Lo primero que le pedimos a quien escribe sobre prostitución es la debida documentación y rigor informativo sobre el tema. Además, por la misma sororidad que reclamas, también te pedimos que no des clases de prostitución a quienes viven día a día esta realidad, máximamente para tildarlas de hipócritas. La situación de María Riot, de Argentina, no es la misma que la de Natalia, la de España, pero si nos centramos en nuestro país te contamos que la prostitución se encuentra en un vacío legal y que es mucho más compleja de como la pintas. Efectivamente, las escort pueden darse de alta como autónomas, lo que tampoco es la panacea, pues, como bien sabrás, hay derechos laborales, como la baja por maternidad o el derecho a paro, de los que no disfrutan. Luego tenemos el trabajo para terceros, como el de tus amigas las bailarinas, que trabajan sin contrato o son falsas autónomas que se pagan ellas mismas la seguridad social, pues si se reconociera la relación laboral quienes les contratan serían automáticamente proxenetas. Nos alegramos de que tus amigas decidan libremente tener o no sexo y que el dueño del local no se lleve un duro. Por desgracia, lo usual es que el dueño se lleve el 50% de cada servicio, les imponga clientela, prácticas, uso del condón y jornadas abusivas. Y es que quien no tiene reconocida su actividad cae en un limbo legal desde el que no puede denunciar ningún tipo de abuso. La explotación laboral campa a sus anchas.
Finalmente, está quien capta a su clientela en la calle, que, como bien reseñas, sufre multas continuas sobre ellas o sobre sus clientes ¿por las mismas razones por las que no se puede fumar en el cine? Hasta donde nosotras sabemos, captar clientela en el espacio público como hacen algunas ONGs en las grandes ciudades no está ni debiera estar perseguido.

Te recordamos que tráfico y trata no son lo mismo. Trata y proxenetismo, tampoco.

Vivir del lucro de la prostitución ajena, a menudo, es ser el compañero sentimental de una trabajadora sexual que se ha quedado en el paro o ser su hijx y estudiar en la universidad gracias a sus ingresos. No favorezcas malentendidos.
En contestación al artículo de opinión de Lucía Etxebarria en El Periódico, el domingo día 18 de diciembre de 2016:

Categorías

Tweets recientes

For privacy reasons Twitter needs your permission to be loaded. For more details, please see our Política de privacidad.
I Accept

Busca por fecha

diciembre, 2016 |Categories: Artículos de Hetaira|