Ni lo es ahora ni lo fue con el anterior Gobierno: Asesinar a una prostituta no es violencia machista
Home/Entradas/Publicaciones/Artículos de Hetaira/Ni lo es ahora ni lo fue con el anterior Gobierno: Asesinar a una prostituta no es violencia machista

Ni lo es ahora ni lo fue con el anterior Gobierno: Asesinar a una prostituta no es violencia machista

Hetaira ha denunciado, en multitud de ocasiones, que la a Ley Orgánica 1/2004 de medidas de protección integral contra la violencia de género restringe las medidas penales, procesales, sociales, etc. que establece exclusivamente a la violencia en la relación de pareja heterosexual (o ex pareja), dejando fuera otras manifestaciones de violencia machista.

En este sentido, Hetaira siempre consideró que se trataba de una formulación muy restrictiva de lo que significa la violencia machista y que debería, en todo caso, especificar los diferentes tipos: violencia en la pareja (o ex pareja),violencia en el contexto familiar, violencia por ser mujeres, violencia por ser LTBQI, violencia por ser puta.

http://www.eldiario.es/sociedad/Gobierno-considera-prostituta-violencia-machista_0_242176420.html

El 25 de Noviembre de 2004, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Hetaira denunciaba: “Al Servicio de Atención a Víctimas de Violencia Doméstica (SAVD) por discriminar a determinados sectores de mujeres, en concreto a aquellas que ejercen la prostitución en Madrid. Denunciamos los criterios por los que se rige actualmente el SAVD (servicio dependiente de la Concejalía de Empleo y Servicios al Ciudadano del Ayuntamiento de Madrid) al derivar a una ONG de reinserción de la prostitución a las mujeres víctimas de la violencia machista (causada por sus compañeros o ex compañeros afectivos). Este servicio municipal (que nació “con el objetivo de constituirse en el itinerario único desde el que las mujeres maltratadas reciban atención, asesoramiento, denuncien a su agresor y puedan reiniciar una vida normalizada”) no solamente no amortigua las situaciones de violencia machista que puedan sufrir algunas prostitutas sino que aumenta su estigma y su marginación social al derivarlas a una organización cuyo principal objetivo es el abandono de la prostitución, no la atención a víctimas de malos tratos. Es decir, una ha de dejar de ser prostituta antes para que la atiendan, a continuación, por malos tratos. El desamparo y la discriminación hacen mella de nuevo en estas mujeres. ¿Se trata de más violencia contra ellas, esta vez de corte institucional? Denunciamos, hoy 25 de Noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, esta situación y exigimos un cambio radical en las políticas municipales que eviten la discriminación hacia las prostitutas”.

Pero también recalcamos que la prostitución en sí misma no significa violencia de género(proporcionalmente hay muchísimos más casos de violencia que afectan a mujeres no prostitutas). Como decía en rueda de prensa una trabajadora del sexo: “Las mujeres están muriendo cada día en sus casas a manos de quienes se suponen sonsu pareja y no en las calles trabajando como prostitutas”.

No obstante,hemos venido denunciando cada uno de estos casos, al igual que la violencia institucional que se ejerce sobre las trabajadoras sexuales (a través de multas y prohibiciones). Cuando desde las instituciones o desde posiciones ideológicas se estigmatiza a las prostitutas se configura una determinada forma de pensar,por la que algunos individuos entienden que a las putas se las puede agredir sin problemas.

Pero, insistimos, la prostitución no es violencia de género, como tampoco lo son el amor o el matrimonio, a pesar de que en su nombre se comenten muchos asesinatos cada año).

El 17 de Diciembre de 2013, Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las trabajadoras del sexo, en nota de prensa decíamos lo siguiente: “En 2013 Hetaira ha contabilizado, al menos, el asesinato de cuatro trabajadoras del sexo, una cifra inquietante cuando además no se están contabilizando como violencia hacia las mujeres, tal y como ocurre con la violencia machista y los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas. Y esto es así porque las víctimas, en estos casos, son prostitutas. Desde Hetaira exigimos al Gobierno español:

que se contabilicen los asesinatos de prostitutas como violencia machista, especificando los casos en que esa violencia tenga lugar a consecuencia del ejercicio de su trabajo.
que se acabe con el alto grado de vulnerabilidad en que ejercen muchas prostitutas en nuestro país, muchas veces atenazadas por el miedo. Si las instituciones y Gobiernos estigmatizan y rechazan a las prostitutas es fácil que estas ideas encuentren acomodo en ciertos individuos que van más allá del rechazo y llegan al extremo del asesinato; y
que se contabilicen y den cifras oficiales de las mujeres víctimas de trata que reciban protección y en qué ha consistido ésta.
Cuando los asesinatos han tenido lugar en Madrid, Hetaira ha organizado concentraciones para no olvidar lo sucedido y denunciar la violencia contra las prostitutas. Como ocurrió en los casos de Araceli Guillén (1996) y Edith Napoleón (2003). Más información en: 1996. Se dignifica el nombre de Araceli Guillén, prostituta de la zona centro de Madrid, asesinada primero y después“vapuleada” por los medios de comunicación por ser “puta”. Concentración en Antón Martín, el lugar de su muerte. Y 2003. Edith Napoleón

http://elpais.com/diario/2003/09/25/madrid/1064489072_850215.html

http://www.nodo50.org/derechosparatodos/DerechosRevista/Derechos16-Edith.htm

http://www.elmundo.es/elmundo/2003/09/24/madrid/1064437572.html

 

abril, 2014 |Categories: Artículos de Hetaira|