septiembre, 2018 septiembre, 2018

Hablemos de derechos, no de goles

Mamen Briz / Cristina Garaizabal

El derecho a sindicarse es un derecho fundamental recogido en el capítulo ‘Derechos y libertades. De los derechos fundamentales y […]

abril, 2018 abril, 2018

El necesario debate de los derechos de las prostitutas

Es un tanto sorprendente el que se desconsidere la existencia de una corriente feminista pro derechos, de un feminismo pro sexo, al que se vinculan organizaciones de activistas y de trabajadoras del sexo, en todos los continentes, desde mediados de los años 80.

abril, 2018 abril, 2018

Todos los derechos, todas las mujeres (trans, cis, putas, feministas, bolleras…)

El intento de deslegitimar a las putas empoderadas no es nuevo. Desde algunas posiciones abolicionistas se ataca a quienes trabajan como escort (1) argumentando que si cobran un buen dinero por los servicios sexuales que ofertan no pueden entender lo que es ser una mujer “prostituida” (2) y, por tanto, no son representativas del colectivo. Al margen de que nunca se erigieron como representantes, lo que sí hicieron fue solidarizarse con sus semejantes, a pesar de que podrían no haberlo hecho y vivir la situación de quienes captan a su clientela en la calle desde su lugar supuestamente “privilegiado”. También podrían haber escurrido el bulto ante las denuncias de las situaciones racistas que soportan las migrantes y haberse distanciado desde su estatus de mujer blanca occidental, pero tampoco lo hicieron. Se intenta, con este argumento: “No son representativas”, obviar que, aunque unas condiciones laborales sean más duras que otras, el estigma y la falta de derechos laborales afectan a todas las trabajadoras sexuales por igual; cobren más o menos por su trabajo.

febrero, 2018 febrero, 2018

El cambio no ha llegado para las trabajadoras del sexo. Carta abierta a Manuela Carmena

Pensábamos que, por fin, tendríamos la oportunidad de conseguir mejorar sus condiciones de trabajo en nuestra ciudad; de negociar espacios públicos donde pudieran trabajar sin molestar ni ser molestadas; pensábamos que podríamos dejar atrás años de desprecio por parte del anterior equipo de Gobierno y trabajar conjuntamente con el equipo de Ahora Madrid para terminar con el estigma que pesa sobre las prostitutas.

abril, 2017 abril, 2017

¿Es neoliberal defender el trabajo sexual?

La última estrategia de descrédito hacia quienes abrazamos la posición pro-derechos, en materia de prostitución, es la de tildarnos de neoliberales. Parece mentira, pero esta acusación en gran medida descansa en que aceptamos el consentimiento de quienes manifiestan ejercer por decisión propia el trabajo sexual.

febrero, 2017 febrero, 2017

Consecuencias de la ley mordaza en las prostitutas del Polígono de Villaverde

Hetaira, colectivo de defensa de los derechos de las prostitutas, nació en 1995. Estos 21 años no han sido fáciles para las trabajadoras del sexo, pero la situación ha empeorado notablemente desde que las instituciones las persiguen, acosan y multan a a través de la criminalización de la prostitución en el espacio público. En el municipio de Madrid la criminalización se está llevando a cabo con la aplicación de la ley mordaza en el Polígono Industrial de Villaverde, conocida zona de prostitución en Madrid.

diciembre, 2016 diciembre, 2016

Sí, putas y feministas

En contestación al artículo de opinión de Lucía Etxebarria en El Periódico, el domingo día 18 de diciembre de 2016 […]

julio, 2016 julio, 2016

Luego diréis que somos 5 ó 6

El 16 y 17 de diciembre de 2015 tuvieron lugar en Barcelona las Jornadas Feministas Alianzas y Trabajo Sexual, un encuentro internacional de trabajadoras […]

julio, 2015 julio, 2015

Hetaira en el Foro por el Cambio

“Es ahora y con nosotras: qué políticas de igualdad queremos?.

Intervención de   Hetaira en el Foro por el Cambio, en la mesa de Igualdad […]

octubre, 2014 octubre, 2014

Prostitución: contabiliza en el PIB pero no se considera trabajo

la prostitución está siendo considerada a la hora de contabilizar el PIB, pero sin embargo, algunos Estados europeos, entre los que se encuentra el nuestro, por pura cobardía e hipocresía política, se niegan sistemáticamente a dotar de derechos laborales a quienes la ejercen por decisión propia.